AMOR PROPIO Parte II: Te conoces a ti mismo?
Gatazul
2020-11-012021-10-19
Type description here
Type description here

AMOR PROPIO Parte II: Te conoces a ti mismo?

AMOR PROPIO Parte II: Te conoces a ti mismo?

Deseas recibir nuevos articulos por correo?

Deseas recibir nuevos articulos por correo?

AMOR PROPIO Parte II:  Te conoces a ti mismo? Hola, te saludo y me alegra tu visita. Hoy quiero continuar con el tema que empecé hace un tiempo sobre el amor propio. En esta ocación me referiré al punto de conocerte a tí mismo. Todo esfuerzo por mejorar y aumentar nuestro amor propio tiene su fundamento en este conococimiento, quién eres es más importante que lo que tienes y cualquier otra cosa sobre tí.

¿Quién eres en realidad?

Esta es una pregunta muy importante, es talvez la más importante que puedes hacerte en el tema del amor propio. Es necesario saber quién eres para poder aceptarte tal y como eres, con tus defectos y tus virtudes. ¿Cual sería tu respuesta a esta pregunta? Te daré un ejemplo: Luisa (nombre ficticio) trabaja como farmacéutica en una farmacia de la ciudad, y a esta pregunta responde: Soy farmacéutica, pero le digo, eso es en lo que trabaja, pero quién es usted? Soy cristiana, a lo que replico, esa es su creencia religiosa, pero quiero saber quien es usted? Soy madre de dos hijos y esposa de un buen hombre, y le respondo, me alegra mucho saber que tiene una linda familia, pero aún no me ha respondido quién es usted realmente...

Ahora sí, esta situación hipotética lo que intenta es ponerte a pensar que realmente no eres tu profesión, si un día dejaras de hacer o ejercer tu profesión, aún seguirías siendo tú mismo. NO eres quien eres en función de tu familia, si por alguna razón perdieras a tu familia, aún seguirías siendo tú. Entonces, quién eres realmente? En realidad, la respuesta se encuentra en tus primeros años de vida, en tu niñez. La respuesta se encuentra en ese niño o niña quien no tenía conocimiento sobre profesiones, sobre familias, sobre la mortalidad. Esa época en que hacías lo que te gustaba y decías lo que pensabas, sin miedo al reproche y sin preocuparte lo que pensaran de tí si te equivocabas. Esa es tu esencia, ese es tu verdadero yo. Muchas personas lo llaman NIÑO INTERIOR, y es realmente un niño, es el niño que nunca dejarás de ser, aunque talvez hayas olvidado muy dentro de tu vida de adulto. Ese es el niño a quien necesitas rescatar y volver a jugar con él y a decirle que lo amas y que lo extrañas en tu vida. Créeme, puedes hablarle a ese niño interior y decirle lo que quieras.

¿Niño interior? Yo no que va...

Si quieres realmente disfrutar de tu vida, si quieres realmente apreciar lo que tienes, si quieres realmente aprovechar los pequeños dones que Dios te da y no perderlos a cambio del materialismo, lo que necesitas es aceptar y conocer la persona que eras al inicio de tu vida, antes de que tu vida con sus problemas y demandas te ocurriera. Ese niño tiene tus gustos más ocultos y tus deseos olvidados, lo que realmente te gusta hacer es lo que a ese niño interno tuyo le gustaría hacer contigo.

Este mundo nos obliga a cambiar

En este mundo eres lo que tienes, eres tu trabajo, eres con quien sales. Es una gran mentira que te promete la felicidad, pero una vez que obtienes ese trabajo, una vez que logras ese bien o posición social, entonces tu alegría dura muy poco, pues te das cuenta que para seguir sintiendote feliz debes lograr más cosas, necesitas un mejor trabajo, debes salir con alguien mejor. En otras palabras, nunca será suficiente y siempre te sentirás frustrado. Es el mundo del materialismo.

¿Es malo poseer cosas y querer progresar?

Al contrario, luchar por tus sueños y obtenerlos es muy satisfactorio. El secreto es hacerlo porque lo disfrutas, porque te divierte, porque es lo que tu niño interno quiere hacer. Si te conviertes en arquitecto, es porque tu niño interno antes jugaba a construir edificios, ahora los podrás hacer de verdad. Si tu motivación para lograr las cosas es porque no te gusta quien eres actualmente, te digo, ese es el camino a la desesperanza. Lucha por tus sueños, pero ámate a ti mismo, disfruta de llegar a la meta, pero no te olvides de disfrutar el camino hacia esa meta. Vive y juega con tu niño interno, que él te guíe sobre qué es realmente lo que quieres en tu vida, y cuando lo logres, no sientas culpa, siéntete satisfecho y realizado.

 
 

* Aplican todas las restricciones. Los servicios y condiciones pueden cambiar sin aviso.

FAVOR, OPINA O COMENTA EL ARTICULO
* Tu informacion NO sera vendida; tampoco compartida, estara segura y protegida.

Por favor, deja tu opinion o comentario